Naturaleza insulsa

Un dedo tentando el agua helada;
unos prismáticos,
un mapa.

Siempre la misma rabieta,
cambiando con timidez la disposición de las cosas.

Achicar agujeros,
esparadrapo entre los dedos,
ir tirando.

Cierro la boca:
necesito ahogar este grito que ya aburre.

Pero no encuentro matiz alguno en las palabras que me prohíbo.

No existe iridiscencia en el aroma
de esta manoseada pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s